IaaS, PaaS y SaaS

Los servicios en la nube crecen dia a dia, y junto con ese crecimiento han surgido conceptos para identificar algunos servicios.

Algunos de esos conceptos son:

Infraestructure as a Service (IaaS)

En este caso se contrata capacidad de proceso (CPU) y almacenamiento. En este entorno se puede desplegar aplicaciones propias que por motivos de coste o falta de conocimientos no queremos instalar en nuestra propia empresa. El proveedor se encarga de su gestión y para el cliente se convierten todos los gastos en variables (sólo se paga por lo que se usa).

Ejemplo: la conocida EC2 de Amazon y Azure de Microsoft

Platform as a Service (PaaS)

Es el siguiente paso, se proporciona además un servidor de aplicaciones (donde se ejecutarán nuestras aplicaciones) y una base de datos. Podremos instalar las aplicaciones y ejecutarlas. Normalmente hay que seguir una serie de restricciones para poder desarrollar estas para un proveedor (por ejemplo en cuanto a los lenguajes de programación).

Ejemplo: Google App Engine

Software as a Service (SaaS)

Es lo que comúnmente se identifica con “cloud”. Es una aplicación para el usuario final donde paga un arriendo por el uso de software. No es necesario adquirir un software en propiedad (como Microsoft Office), instalarlo, configurarlo y mantenerlo.

Ejemplo: Google Docs, Zoho u Office365.